La necesidad del Partido Comunista

Y esta lucha que venimos planteando, como toda lucha de clases es una lucha política, pues supone, en última instancia, una lucha por el poder, la conquista del Poder, político, que no puede lograrse por la clase obrera más que contando con su partido político.

Y sólo en la medida en que logremos organizar a los elementos más avanzados del proletariado, aunque al principio esos elementos no constituyan más que una ínfima parte de toda la clase, lograremos que el conjunto de ella pueda comprender sus intereses, su situación; aprenda a realizar su política y la realice de hecho, y consiga, arrastrando tras de sí a la inmensa mayoría del pueblo trabajador, arrebatar el Poder a la burguesía.

Por eso el primer paso para hacer la revolución es organizar un partido político de la clase obrera, un partido comunista revolucionario, marxista-leninista, un partido diferente a todos los que existen hoy en nuestro país.

«El proletariado no dispone, en su lucha por el Poder, de más arma que la organización. El proletariado, desunido por el imperio de la anárquica concurrencia dentro del mundo burgués, aplastado por los trabajos forzados al servicio del capital, lanzado constantemente «al abismo» de la miseria más completa, del embrutecimiento y de la degeneración, sólo puede hacerse y se hará inevitablemente invencible, siempre y cuando su unión ideológica por medio de los principios del marxismo se afiance mediante la unidad material de la organización, que cohesiona a los millones de trabajadores en el ejército de la clase obrera. Ante este ejército no prevalecerán ni el Poder senil de la autocracia ni el Poder caduco del capitalismo internacional. » (Lenin, Un paso adelante, dos pasos atrás).

Los comunistas organizados en su partido son la parte más revolucionaria y consciente del proletariado, la parte más decidida, y tienen como tarea impulsar las luchas de los trabajadores y las masas populares.

El partido es la forma superior de organización política y representa la unión del socialismo científico con el movimiento obrero de masas, la unión de la teoría revolucionaria con la práctica revolucionaria. La base ideológica y política del partido es el marxismo-leninismo.

En una sociedad en que los medios de comunicación y los medios de producción están en manos de la burguesía, sólo es posible que la clase trabajadora desarrolle su conciencia revolucionaria, su conciencia de clase como tal, y por lo tanto tenga conciencia de la necesidad de la revolución, si su vanguardia se organiza en un partido que tenga como objetivo educar y elevar el nivel de conciencia de todos los trabajadores hasta la conquista del poder y la construcción del socialismo.

Sin un partido que haga esto, que eduque y organice a los trabajadores para luchar por el poder, éstos quedarán a merced de la ideología dominante, la ideología burguesa, que es la más fuerte en la sociedad capitalista.

Es común que muchos trabajadores se cuestionen si es posible acabar algún día con las injusticias y desigualdades en nuestro país y en el mundo. Los comunistas debemos responder a eso con firmeza: si todos los trabajadores y oprimidos estuvieran unidos y se hicieran partícipes de la transformación de la realidad, toda ella puede cambiar y será posible construir una nueva sociedad.

Una nueva sociedad que sea mejor, sin pobres ni ricos, sin explotación entre los seres humanos, donde todos puedan disfrutar de los frutos del trabajo. Una sociedad en que las máquinas y la tecnología alivien el trabajo de los hombres y mujeres. Una sociedad sin clases, una sociedad comunista.

Los partidos que luchan verdaderamente por una revolución socialista son llamados comunistas, y su ideología es el marxismo-leninismo, que es la ideología de la clase obrera, por eso nuestro partido pasará a llamarse Partido Comunista Marxista Leninista.

El Partido es la forma superior del proletariado, pero no la única, existen diversas organizaciones del mismo como sindicatos, movimientos feministas, de juventud, entre otras, las cuales muchas permanecen al margen del Partido. Para esto, el partido despliega diferentes tácticas para trabajar entre las masas y buscar conducir la lucha de esas organizaciones.

El Partido tiene que trabajar para que todas estos frentes desplieguen una labor en una misma dirección, pues éstas pertenecen a una misma clase. Para esto el Partido tiene que traza una línea general con el fin de lograr la unidad en la dirección.

Por último, debemos dejar planteado que la capacidad combativa de nuestro partido solo puede ser asegurada por su unidad y por la disciplina de sus miembros; por la aplicación de los principios del centralismo democrático y el respeto al programa y los estatutos.

El partido no es una organización meramente electoral, tampoco es una organización que sustituya a las masas. Su tarea es esclarecer, fomentar la acción, organizar y ganarse con su lucha y trabajo la condición de vanguardia de la clase obrera.